Pensamiento y emoción

Pareja inseparable

El pensamiento es el lenguaje de la mente y la emoción el lenguaje del cuerpo.  Son dos lenguajes que se autoimplican.  Si piensas en algo, disparas una emoción, todo tu cuerpo se transforma y se comunica.  Cuando consientes una emoción recurrentemente, tu cuerpo se acostumbra a la descarga química que la produce, necesita la “dosis personal” de esa emoción y dispara pensamientos que le permitan satisfacerla.  Se establece un círculo vicioso de pensar para obtener la emoción a la que estas acostumbrado y emocionarte  con tal intensidad que no puedes pensar en otra cosa.

En medio de este remolino no eres libre, eres veleta de tus adicciones emocionales y juguete de tus pensamientos recurrentes.  Y si no aprendes a jugar con tu mente, adivina que? tu mente juega contigo.  Te hace ver las cosas del modo conveniente para disparar los estados internos a los que estás acostumbrado.

¿Cómo cambiar?

Conoce tu lenguaje mental, escribe lo que piensas recurrentemente, sé consciente de tus ciclos de pensamiento constante.  Escríbelo, sácalo de tu mente al papel y empieza a identificar tus patrones de pensamiento.  Y cambia tu fisiología, sé consciente de la posición de tu cuerpo, gestos, tonos de voz, miradas y tono muscular… y cámbialo, adopta una posición física de poder, una cierta manera de hablar, caminar y relacionarte que te evoque fuerza, poder y demás estados que deseas.  Pon tu cuerpo como quieres estar, enséñale a tu cuerpo a ser quien quieres ser, moviliza nuevas formas de comunicarte contigo y con el mundo.

Shakespeare dijo que “somos actores desempeñando un papel en el teatro del mundo”, ¿cuál es tu papel? ¿qué representa? Aprópiate del papel que quieres representar y haz de tu vida, tu mejor obra.

Dirige tu vida a propósito:

elige quién quieres ser, construye pensamientos congruentes con ello y anticipa las emociones que acompañan ese estado de forma intensa, congruente y recurrente.   Enséñale a tu cuerpo a experimentar el nuevo estado de tal manera que lo convenzas que es cierto, que ya lo estás viviendo.  Elevarás tu nivel de satisfacción, te sentirás dirigiendo tu vida y atraerás cosas nuevas de acuerdo con tus propósitos.

Cambia, dirige a propósito, crea tu vida.

 

Ever VegaPensamiento y emoción
Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *