Cambio de Creencias

Las creencias

Las creencias son profecías que se dan cumplimiento a sí mismas.  Son una microteoría personal que constituye tu filosofía de la vida en cierto campo y tiene el poder de dirigir la percepción de tu realidad dándote la ilusión de libertad.  Es decir, crees que estás decidiendo por ti mismo, cuando en realidad es la creencia en ti, quien toma la decisión. Hay todo tipo de creencias acerca de la causa, significado y límites del mundo en el que vives, tus capacidades, opciones y posibilidades. Pueden ser potencilizadoras, cuando te ayudan a sacar lo mejor de ti, a ponerte en acción e invertir tu potencial.  O pueden ser limitadoras, cuando detienen tu marcha, justifican tus miedos con falsedades e impiden tu desarrollo.

¿Cómo cambiar? ¿cómo identificar las creencias que sabotean tu vida y romper los círculos de fracaso? Veamos el proceso.

Paso 1: Identificar las creencia.

Lo primero es darte cuenta que existe, que está ahí, que tienes una creencia. Por principio, las creencias son inconscientes y están constituidas por generalizaciones firmemente mantenidas y defendidas sobre causa, significado y límites del mundo que te rodea. Tienes creencias acerca de todo, tu mundo, tu identidad, conducta, aptitudes, en fin… todo aquello que sucede en tu realidad. Y cómo las puedes identificar? Sigue tres pistas:

  1. Afirmaciones. Expresiones verbales, dichos y sentencias que vienes escuchando desde niño(a): “los amigos no existen”, “todo lo que emprendo sale torcido”, “soy poco atractivo o atractiva”, “el dinero es el principio de todos los males”… afirmaciones que se decían en tu ambiente. Puede que digas, “recuerdo que mi padre decía que detrás de toda gran fortuna hay una gran injusticia, pero yo no creo eso”… nota que es un típico caso de justificación (si, pero), sólo toma conciencia de las afirmaciones en las que creciste.
  2. Modelos. Personas que estuvieron o están en tu vida, que admiras y sigues. ¿Te has dado cuenta que todo lo aprendemos copiando? Y ¿a quién copiamos? A las personas que están cerca, a las personas que admiramos o de las cuales dependemos. En esto es fundamental revisar los años de la infancia, la época en que observábamos y copiábamos todo lo que aparecía en nuestra experiencia. Padres, hermanos, tíos, amigos de familia, relaciones sociales relevantes, figuras de autoridad… fíjate como vivían, qué proyectaban, en qué te pareces a ellos… pregunta a otros miembros de la familia en qué te pareces, qué creen que copiaste de cada uno de ellos. Te sorprenderás de cuánto reproduces tus modelos de referencia de infancia.
  3. Experiencias Relevantes. Hay experiencias que tienden a marcar áreas completas de nuestra vida de manera radical, por ejemplo: una burla o vergüenza pública cuando apenas eras un niño pudo hacer que inconscientemente decidieras nunca más mostrarse vulnerable… es inconsciente, no te das cuenta, pero esa experiencia marca toda tu vida respecto de la expresión de sus emociones y tu forma de relacionarse con los demás. Hay infinidad de personas bloqueadas en su vida afectiva por el recuerdo de un padre violento, peleas familiares recurrentes o dolorosas experiencias de confrontación en el ámbito social más cercano. Estas personas suelen vincular afecto y dolor, de manera inseparable, entonces prefieren alejarse del primero para evitar el segundo.   ¡Cuidado! Esto en modo alguno es automático, no todo el que tiene experiencias dolorosas o violentas forma una creencia limitante; incluso puede ser al contrario, puede sacar su fuerza vital y transformarla en una construcción nueva. Sin embargo, es importante tenerlas en cuenta para identificar adecuadamente tus patrones y creencias más profundas, así que si tienes este tipo de experiencia, sólo escríbela, ponla en tu cuadro y mira hacia dónde te lleva.

Toma tu tiempo, recuerda, investiga, pregunta: afirmaciones, personas, acontecimientos relevantes durante tu crecimiento… pon todas las que vengan a tu mente, retira la excusa de que ya no afectan… si llegaron a tu mente, hacen parte de ti y deben estar en tu lista. Cuando tengas unos 100 elementos en esta lista… detén este paso y continúa con el siguiente.

Paso 2: Comprender.

Darte cuenta ¿qué ha hecho en ti esta creencia?, ¿cómo ha modificado tu vida?, ¿qué tipo de decisiones has tomado apoyado en ella? ¿Qué tipo de realidad te has estado creando? Comprende cómo te ha afectado o te sigue afectando y llena con esta comprensión la segunda casilla de tu cuadro. Por ejemplo, si notas que el dinero no te rinde, no te dura o no logras disfrutarlo… será bueno que sigas esta pista para interpretar expresiones como: “detrás de toda gran fortuna hay una gran injusticia”, “al pobre y feo todo se le va en deseo”, “todo lo que el dinero toca se daña”… en fin, comprende que tus frases pueden afectar tu mundo real. O si tuviste un modelo familiar violento y de discusiones recurrentes, puede que esto se transmita en tus resultados actuales a la hora de formar familia, convivir en pareja y criar hijos. No necesariamente se trata de convertirse en una cinta que vuelve a reproducir lo mismo que sucedió en tu familia, la cultura opera sus cambios, sin embargo notarás hasta dónde tus actitudes, temas de disputa y posiciones personales están permeadas por tus experiencias y modelos previos. Esta es la comprensión que te invito a elaborar en el camino de liberarte de tus creencias limitantes y lanzarte a crear la realidad que deseas.

Paso 3: Hacer Ruptura Consciente.

Se trata de entender ¿de dónde viene la creencia? ¿a través de quién se instaló en ti? Escribe en la tercera columna, ¿de quién viene? ¿cómo la incorporaste? ¿qué lógica tenía en ese momento para ti? Y sobretodo, escribe ¿por qué ya no te funciona? Se trata de darte cuenta que no es tuya, la aprendiste, no eres tu, no te define y la puedes abandonar cuando decidas hacerlo. Darte cuenta que en el momento presente, hoy, a partir de ahora, puedes decidir ser distinto, diseñar tu propio camino, crear tu propia realidad. Y por supuesto, forjar tus creencias, modelar tu mente y decidir tu dirección en la vida.

Paso 4: Crear Tu Pensamiento.

Observa los ámbitos de influencia que han tenido las creencias en tu vida y diseña aquello que quieres, aquello que te conviene creer, aquello que representa tu criterio adulto y libre.   Escribe frases cortas y sentencias adecuadas para ti, especialmente en los ámbitos de tu vida en que experimentas mayor insatisfacción y necesitas mayores cambios. Escribe afirmaciones positivas, personas-modelo inspiradoras, diseña y vive experiencias retadoras que potencialicen tus capacidades. Te recomiendo leer biografías, investigar experiencias de personas que admiras, compartir con gente exitosa en los ámbitos en que necesitas mayor apoyo. Pon nuevas afirmaciones, acoge nuevos modelos y promueve experiencias positivas y retadoras para ti y tu entorno. Diseña tu propio pensamiento, tus propias creencias, tu paradigma. Un paradigma que decides construir, uno que apalanca la construcción de la realidad que quieres. Comparte tus nuevas creencias, repítelas, actúa de acuerdo con ellas y visualiza tu futuro viviendo estos patrones nuevos.

Ejercicio: Cambio de creencias

Ahora viene el trabajo. Toma el cuadro que te presento a continuación y diligéncialo en su totalidad siguiendo el orden que acabo de presentarte. Recuerda, es tu proceso y no basta con “saber” algo, es necesario ponerlo en práctica, hacer el trabajo correspondiente. Asume tu responsabilidad con tus creencias y decide tu propio camino.

Guía. En primer lugar identifica afirmaciones, modelos y experiencias que marcaron de algún modo tus patrones de pensamiento. Segundo, comprende su implicación y grado de programación que ha ejercido en ti. Tercero, decide romper con esa programación, creencias y paradigma. Finalmente, decide qué nuevo patrón mental o creencia decides asumir para crear la realidad que deseas y mereces.

cuadro

Ever VegaCambio de Creencias
Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *