El Camino de Creación

Alguna vez te has preguntado

¿por qué no alcanzo las cosas que quiero? ¿Por qué sigo endeudado a pesar de que trabajo tanto? ¿Por qué sigo solo en la vida si soy una persona atractiva, agradable y buena? ¿Por qué mis sueños se van aplazando bajo la presión de las circunstancias y las malas decisiones?

Si te haces estas preguntas, es posible que la herramienta que voy a comunicarte te interese y pueda hacer mucho por ti. Este tipo de preguntas aparecen cuando has perdido el enfoque y dejas de ver lo importante. Es como el navegante que pretendía encontrar su cantimplora perdida en el río y para ello buscaba navegando contra la corriente. Con ello, cada vez se alejaba más de su preciado objeto, tanto que al llegar al nacimiento mismo del río, su cantimplora saludaba al mar en su desembocadura final.

Otra razón frecuente es la falta de coordinar las fuerzas que te impulsan, con la dirección hacia donde quieres dirigirte, porque un gran impulso no necesariamente te ayuda, sino que puede lanzarte a un lugar aún más distante del punto que anhelas.

Camino de creación

Para dar horizonte claro e inspirador te presento una herramienta que puede cambiar tu vida en poco tiempo. Salió de mi experiencia. En algún momento me hallé haciéndome estas preguntas y tras un tiempo de deambular sin sentido, encontré este camino que ahora comparto contigo. Es una camino de hallazgos, de descubrimientos y encuentros con dimensiones tuyas, de tu propio deseo, de tu propio potencial que constituyen tu baluarte y recursos para lograr aquello que quieres.

Primer encuentro. El encuentro consigo mismo. Es necesario encontrarse, reencontrarse; conocerse, reconocerse. Todas las religiones y búsquedas espirituales empiezan por allí: encuéntrate, conócete, descúbrete. Y promueven sin fin de rituales, viajes, peregrinaciones, meditaciones y guías. Nosotros hemos de empezar por nuestra realidad básica, la evidencia más obvia de nuestra existencia: nuestro cuerpo. Mientras otros te dirán, “piensa”, “sal del cuerpo”, “no eres el cuerpo” y sin fin de negaciones más… yo te digo, acoge tu cuerpo, siéntelo, acarícialo, cuídalo, consiéntelo, míralo, escúchalo, obedécelo… A partir de esta realidad básica, asciende la conciencia de tus emociones, tus pensamientos, tu vitalidad, tus habilidades, tus deseos más profundos y el presentimiento de tu misión particular en el mundo. No pienses, siente; no describas, contempla; evita definir, cuenta una metáfora, escribe un poema, elabora un dibujo. Una vez allí, déjate guiar por la metáfora, amplía la historia, con sueños, gustos, anhelos, posibilidades, potencial y todo lo que te lleve a una mejor comprensión de ti.

Segundo encuentro. Al encuentro del sueño. El que eres está tenso hacia el futuro, busca algo, desea, anhela. Se dice que los deseos son causa de sufrimiento y probablemente sea así. Yo no estoy interesado en tus deseos, yo te hablo de tu Deseo, de aquello que anhelas, aquello que te inspira a invertir tu vida, aquello que intuyes que te realiza con sólo buscarlo, perseguirlo, aún antes de hallarlo y poseerlo. Cuál es tu Deseo, hacia dónde viajas, cuál es el talento que – una vez explotado – se convertirá en una gran plataforma de servicio para muchos. Y no tienes que lanzarte hacia el final, hacia la meta total; puedes poner un objetivo intermedio, algo que quieres lograr y que – una vez allí – te sabes más cerca de tu más profundo ser, de la construcción de tu propia historia sagrada.

Tercer encuentro. Encuentro del enfoque.   Las percepciones sensoriales orientan la comprensión y acogida del mundo para cada uno. Acogemos el mundo y nos dirigimos en él a través de los entrenamientos que diariamente forjamos en nosotros. Cuáles entrenamientos? Elegimos entrenarnos a través de la priorización que hacemos de las cosas que contemplamos y meditamos en el mundo. La vida de todos está llena de historias trágicas y amables, tristes y felices, jocosas y desgraciadas, dolorosas y placenteras… sólo nosotros, con nuestra selección perceptiva y la elección de un horizonte de comprensión nos permitimos seleccionar de la realidad sólo aquello que nos interesa, aquello que está en consonancia con nuestros modelos, creencias y representaciones del mundo. Encontrar el enfoque quiere decir decidir qué quiero seleccionar? Cómo voy a trocear la información que llega a través de los sentidos? Dónde voy a enfocar mi atención de cara al mundo que me rodea?

Para ello, decidimos un enfoque visual: qué quiero ver cuando logre mi meta? Cómo me voy a ver? Qué, a quienes, cómo y de qué manera específica voy a ver todos los elementos de mi realidad física? Un enfoque sensorial: cuáles serán mis sentimientos y emociones al llegar a mi meta? Cómo voy a comunicarme, relacionarme y sentirme con las demás personas y conmigo mismo? Un enfoque auditivo: qué escucharé cuando llegue a la meta? Qué diré de mí, de los demás? Cómo será mi tono de voz, mi forma de hablar?

Cuarto encuentro. Encuentro con la fuerza. De dónde nos viene la fuerza creativa? Cuáles son los dinamismos de creación fundamentales del ser humano? Crear es un verbo que en la práctica humana está muy vinculado con otro: Ser. Ser, por principio, es crear. Ya sea que nuestra creación sea satisfactoria y motivante o que sea desagradable y frustrante, estamos creando desde que existimos: creamos entornos, realidades, relaciones, cosas, posibilidades… creamos nuestro entorno vital. Y lo hacemos de manera espontanea a través de tres dinamismos fundamentales: pensamientos, emociones y acciones. Encontrar nuestra fuerza de creación pasa por alinear estos dinamismos con los encuentros anteriores: nuestro ser, misión y objetivo, y enfoque de percepción. Es el momento del compromiso, la disciplina y el movimiento. Es el momento de encontrarte con tu fuerza de creación.

  • En dirección a tu meta, qué es congruente pensar de ti? De tus habilidades? De los resultados? Qué creencias es importante conservar e incentivar?
  • La meta y el camino no son muy diferentes para quien avanza con entusiasmo y fe, por ello es fundamental decidir las emociones que quieres cultivar a lo largo de este camino: cuáles emociones vas cultivar? En qué circunstancias? Con quiénes ejercitarás tus emociones? Cómo?
  • Las acciones son el principio del cambio, el movimiento tipifica el desarrollo del sistema nervioso y con ello la inteligencia, la adaptación y la creación de medios adecuados de subsistencia y desarrollo. Qué acciones quieres mantener en este camino? Acciones que apoyen tus pensamientos, tus emociones y movilicen tu vida hacia el desarrollo de tu misión en el mundo.
Este es tu Plan

Ahora tienes todo un plan, tienes un lente a través del cuál la realidad se hace nueva, amable y significativa para ti. De aquí en adelante tu tarea radica en mantenerte firme al timón de tu vida, con la mirada fija el horizonte y tu cuerpo, movido por tu propios dinamismos creativos, plantado en tu realidad presente: siendo, sintiendo, pensando y actuando para la creación de tu misión y tus sueños.

No importa cuánta distancia haya puesto el navegante entre él y su preciada cantimplora… en cuanto tome la dirección correcta y aproveche la corriente favorable para buscarla, cada movimiento de su cuerpo y cada segundo de su nueva vida estará llevándole más cerca del encuentro con aquello que busca.

Ever VegaEl Camino de Creación
Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *