Navidad es Nacimiento

El 25 de diciembre ya era una fecha de celebración antes de Cristo: el solsticio de invierno. Hacia el 21 o 22 de diciembre tenía lugar el día más corto del año y allí empezaba a crecer el día y a reducirse la noche. La luz le empezaba a ganar terreno a la oscuridad, las sombras se hacían paulatinamente más cortas. Había muchos nombres para este momento de acuerdo con las culturas, ritos y carnavales que celebraban el triunfo de la luz sobre las tinieblas.

Cuando los cristianos quisieron ubicar la fecha del nacimiento de Cristo para su celebración, eligieron esta fecha, el momento en que la luz nace y crece hasta vencer a las tinieblas. Para nada es un dato histórico sobre la existencia terrena de Jesús, es una elección con mucho sentido para las comunidades cristianas que buscaban aportar significado a la fiesta que ya se celebraba: Nace la luz, la luz es Cristo, es el nacimiento de Cristo.

Nacimiento

Más allá de las sutilezas históricas, quiero llamar la atención sobre la celebración del nacimiento. Sea cristiana o no, la fiesta del nacimiento no puede ser un evento aislado… el nacimiento es resultado de un proceso de engendrar o sembrar y gestar o cuidar.

Engendrar o Sembrar

Pienso en ello cuando escucho expresiones como: “es que no me nace meditar”, “no me nace formarme o leer”, “no me nace compartir tiempo con mi familia”… Y es lógico, NO TE NACE LO QUE NO SIEMBRAS O NO ENGENDRAS… es improbable que te nazca una actitud emprendedora si no la siembras, si no engendras la mentalidad, si no la gestas y cuidas. Nada nace sin la siembra, nada prospera sin el cuidado y la gestación.

Si no te nace, no es cuestión de suerte, fatalidad o herencia; es sólo que no estás sembrando ESO en tu vida, no estás engendrando adecuadamente lo que quieres. Tal vez te estás dejando llevar por caprichos, programaciones ajenas y creencias limitantes. Será necesario sembrar o engendrar, gestar o cuidar lo que quieres que nazca algún día en tu vida.

Cultivar y Cosechar

Nacer nunca está al principio, siembras, cultivas y, finalmente… cosechas, TE NACE. Entre la siembra y la cosecha está el cultivo, la crianza, el cuidado. Todo tiene su proceso y necesita su paciente acompañamiento a través del tiempo. Todo lo que vale en la vida tiene un proceso que inicia con engendrar o sembrar, pasa por gestar y cuidar hasta su nacimiento y cosecha.  Mira tus cosechas y sabrás qué has estado sembrando y cultivando en tu vida hasta hoy.

¿Quieres una cosecha distinta?

Ya lo adivinaste.  Si quieres una cosecha distinta, si quieres que te nazcan cosas, actitudes o resultados distintos… ¡SIEMBRA ALGO DISTINTO, ENGENDRA LO QUE REALMENTE QUIERES!  Tu cosecha de hoy corresponde a tu siembra durante los últimos años.  ¿Qué cosecharás dentro de un año o dos?

Engendra lo que quieres de la vida, cuida el proceso y celebra el nacimiento… el momento en que se manifiesta la luz de la sabiduría que te habita, desplazando las tinieblas de tus caprichos y programaciones automáticas.

Que esta navidad sea el nacimiento de una versión evolucionada, armoniosa y feliz de ti.

Ever VegaNavidad es Nacimiento
Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *