Paradoja de la Comodidad

Zona de Confort

La zona de comodidad suele llamarse a los estados, logros y comportamientos recurrentes y conocidos que una persona suele tener. El trabajo con sus rutinas diarias, el tráfico con sus atascos, la vida de pareja con sus vicisitudes… en fin, todas las situaciones que las personas vivimos día a día, que son conocidas, estamos acostumbrados y se incluyen en nuestro ritmo cotidiano.

Las zonas de comodidad suelen ser las rutinas aceptadas, luchadas y hasta soportadas con paciencia y perseverancia inconsciente. No necesariamente son situaciones agradables y excitantes, se llaman zonas cómodas porque no exigen de la persona nuevas inversiones de potencial, no requieren crecimiento ni desarrollo de habilidad. Es como permanecer en la escalera eléctrica, ella te lleva inexorablemente hasta el final, sin imprimir fuerza, sin invertir potencial.

Más allá de la zona cómoda está la zona mágica, de aprendizaje o crecimiento. Para aventurarse más allá de la escalera eléctrica hay que caminar, invertir potencial, imprimir fuerza personal. Es adentrarse en lo desconocido, explorar zonas nuevas que necesariamente traerán nuevos estados internos, logros y comportamientos. No sabemos qué hay allí, es desconocido y es un riesgo… el riesgo de equivocarse, aprender, innovar y crecer.

En la Actitud de Crecer

Cuando tienes la decisión y el compromiso de crecer, las zonas de comodidad se tornan incómodas y estrechas. Aprisionan, reducen, detienen el crecimiento y el descubrimiento del talento personal. Aquí viene la paradoja: lo que es cómodo al principio se torna incómodo con el tiempo, lo incómodo del comienzo conquista la comodidad que deseamos.

Es cómodo salir del trabajo, llegar a casa todos los días, ver televisión y descansar. Aunque a la larga esta rutina puede volverse incómoda porque nada nuevo sucede, delegas tus sueños en el patrón y tu seguridad en la empresa que te emplea. Comer “lo que sea” en “cualquier lugar” es cómodo porque soluciona tu hambre rápido, aunque con el tiempo termine incomodando tu salud, tu nivel de energía y satisfacción.

Es incómodo comprometerse a leer 10 páginas de un buen libro, participar de un curso o reunirse para un emprendimiento nuevo después de un largo día de trabajo. Sólo que este ritmo puede forjar una nueva mentalidad, educarte y  lograr los resultados que realmente aporten las condiciones de vida que deseas.

Tu decides si permaneces en tu zona cómoda hasta que la vida te muestre las incomodidades que guarda, o te incomodas hoy y construyes la vida que quieres.

Ever VegaParadoja de la Comodidad
Loading Facebook Comments ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *